Médicos advierten «una catástrofe sanitaria», hablan de terapias intensivas llenas y piden restricciones duras

La Argentina llegó esta semana al récord de contagios desde que comenzó la pandemia, tras registrarse 20.870 casos de Covid-19 este martes 7 de abril. Mientras el Gobierno nacional ultima el decreto para restringir la circulación, entre la comunidad médica hay preocupación por la ocupación hospitalaria. Especialistas de Capital Federal advirtieron «una catástrofe sanitaria» por el coronavirus en el país y pidieron que no se demoren las medidas.

Así lo manifestaron Tomás Orduna, asesor presidencial e infectólogo del Hospital Muñiz, y Arnaldo Dubin, miembro de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva, en declaraciones radiales. «Estamos en una situación de notable gravedad», advirtió Dubin.

En diálogo con El Destape Radio, el médico indicó que “la terapia intensiva está muy comprometida y esto es por un cansancio terminal de los trabajadores». A su vez, el intensivista expresó su preocupación sobre el incumplimiento comunitario sobre los protocolos: «No hay medidas de parte del Gobierno y el comportamiento social parece ignorar que estamos en el peor momento de la pandemia».

«Ya éramos pocos intensivistas, muchos se enfermaron, otros murieron, no nos tomamos vacaciones», explicó Dubin e insistió en alertar sobre el cansancio: «La fatiga impacta en nuestro rendimiento en la terapia intensiva».

El cansancio por el trabajo continuo de los médicos durante la pandemia afecta a «una disminución del rendimiento de los trabajadores de terapia intensiva» e «impacta en el aumento de la mortalidad», agregó Dubin y resaltó que «es muy difícil hoy conseguir una cama de terapia intensiva».
«Lograr una internación en el sistema privado es una quimera», dijo al tiempo que destacó que «hay que empezar a cerrar cosas para limitar la velocidad de contagios».

«Estamos en la cornisa de una catástrofe sanitaria sin precedentes», manifestó el intensivista y se refirió además a las tareas a las que se enfrentan en el contexto actual de saturación hospitalaria.

«Nuestras condiciones laborales son pésimas, los sueldos son bajos», señaló Dubin y concluyó que «un trabajador de intensiva puede cobrar 38.000 pesos, queda por debajo de la línea de pobreza».

Por su parte, el infectólogo del Hospital Muñiz y asesor presidencial Tomás Orduna señaló que «el número de la suba de casos de coronavirus nos preocupa», en diálogo con el mismo medio. «Nos preocupan las colas en los hospitales. Hay unas filas brutales», destacó.

Sobre el DNU que prepara el Gobierno sobre las nuevas restricciones el médico destacó que «si dejamos esto como está para fin de mes podemos tener 45.000 casos en un día», por lo que de llegar a esa cifra diaria, «eso derrama a casos graves, terapia intensiva y muertes».

Orduna advirtió que «no podemos tomar el modelo brasileño. La clave es la palabra temprana que mencionó Carla Vizotti», por lo que «no podemos pasarnos 3 semanas discutiendo, sino vamos a tener 45.000 casos y volver de esos números es muy difícil».

«Ya tenemos que hacer algo. Sino después es muy difícil pararlo», alertó el asesor presidencial. «La restricción del horario nocturno sirve si es desde las 20hs. No sirve desde las 24hs, no mueve el amperímetro», agregó.

Dudan que se pueda mantener la recuperación con nuevas restricciones

En ese sentido, Orduna consideró que «las restricciones tienen que ser por tiempo limitado, por ejemplo, de dos semanas», observó y mencionó que «ayer en el Hospital Muñiz había una cama de terapia y es la nave insignia de la ciudad de Buenos Aires».

«Las camas ocupadas no son todas de Covid-19, estamos todo el tiempo en el 80% de ocupación», analizó el especialista y destacó que «estamos duplicando los casos de coronavirus cada 20 días».

Sobre las medidas que prepara el Gobierno, aseguró: «No podemos retrasar la decisión: tiene que haber una restricción fuerte de circulación durante el día también», sostuvo.

«En el transporte se relajaron todos los controles», advirtió Orduna y se refirió a la modalidad que rige en los colegios para mantener el sistema educativo en funcionamiento: «Si hay acuerdo en mantener la presencialidad escolar hay que modificar todo lo otro. Los niños no se pueden juntar luego fuera de la escuela», completó.

Fuente: El Destape Radio – Perfil

Dejanos tu Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *