El estiaje del río Uruguay se prolonga y las cianobacterias encuentran condiciones propicias para multiplicarse

Si no fuera por el coronavirus, que acapara casi toda la atención, tal vez una de las principales preocupaciones de las comunidades ribereñas sería la extraordinaria bajante del río Uruguay, que en algunas zonas de Brasil se ha combinado con una sequía que no da tregua.

Represas que casi no generan energía y tomas de agua de ciudades que han quedado al desnudo, son algunas de las consecuencias del estiaje.

Sin embargo, resalta el periódico sanducero, a diferencia de las imágenes que se difunden de los canales de Venecia con agua transparente ante la ausencia de turistas, el Uruguay muestra una fuerte presencia de verdín, además de su color rojizo característico.

Ayer, el embalse de Salto Grande recibía un aporte de menos de 700 metros cúbicos por segundo, 7 veces menos que el caudal medio anual del río.

Fuente: El Telégrafo

Dejanos tu Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *