Solo 6 de cada 10 alumnos llegan al último año de la secundaria en el tiempo esperado

El informe Anual del Observatorio Argentinos por la Educación revela avances y retrocesos del sistema educativo.

Entre 1996 y 2018, logró incluir 1.958.415 estudiantes, es decir un aumento del 23,0%. Mientras en el jardín de infantes hay 735.973 alumnos más, la secundaria incorporó 1.096.050 estudiantes. La matrícula en el sector privado subió 47,3% mientras que la estatal subió 15,2%. También se incrementó la inversión educativa. Sin embargo este aumento de la inversión no ha resuelto desafíos centrales del sistema ya que solo 6 de cada 10 alumnos llegan al último año de la secundaria en el tiempo esperado y, de quienes llegan, tan solo 3 de cada 10 alcanzan o superan los niveles satisfactorios de aprendizaje en matemática.

El informe “El estado de la educación en la Argentina”, del Observatorio Argentinos por la Educación, observa cinco dimensiones: el acceso, la eficiencia interna (repitencia, promoción efectiva y progreso en edad esperada), los recursos humanos, los recursos financieros y los resultados de aprendizaje. Los autores del documento son Nicolás Buchbinder, Axel McCallum y Víctor Volman.

Los aprendizajes y las trayectorias aún son desafíos clave

Uno de los principales desafíos que persisten en la educación argentina se relaciona con la eficiencia interna en el nivel secundario. De cada 10 estudiantes que empiezan la secundaria, solo 6 llegan al final en el tiempo esperado. El mayor desgranamiento de alumnos se observa en el 2° año.

Irene Kit, presidenta de la asociación civil Educación para Todos, reconoce: “en el panorama de los últimos 20 años hubo procesos de modificación positiva en las trayectorias escolares. Es posible detectar vinculaciones perceptibles entre las políticas y los recursos asignados, y los procesos de mejora en las trayectorias. No estamos ante un problema que no se pueda solucionar”.

Los resultados de aprendizaje muestran que, en la secundaria, casi 7 de cada 10 estudiantes no alcanzan desempeños satisfactorios en matemática. Además, los aprendizajes son desiguales: a menor nivel socioeconómico de los estudiantes, los resultados son más bajos. Mientras que los niveles de aprendizaje en lengua mejoraron desde 2013, los de matemática disminuyeron, según los datos de las evaluaciones Aprender.

Fuente: El Entre Ríos.

Dejanos tu Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *